lunes

El legado sucio


El legado de un rey es su sangre que
pasa sus hijos y vivirá siempre en la mente
de su familia y su población.

El hombre de negocios tiene su negocio y
su riqueza.

El artista tiene sus obras maestras y la belleza
de su pintura perfecta.

El autor tiene sus palabras para obtener la inmortalidad
y la fama en los labios de los hombres.

¿Pero qué tengo yo?
No soy un rey. No tengo negocio.
No tengo pincel ni la habilidad de escribir la siguiente gran novela.
Tengo mi carne y nada más.
¿Cómo voy a dejar mi legado? Un legado de pobreza y sufrimiento.
¿Quién quiere este legado?
Nadie.

Pongo mis manos sucios en esta pared para que
nadie siga mi camino. Un camino en que el único
legado es una crimen sobre una pared que no es mía,
un legado que no quiero yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada